HIDRATACIÓN vs HUMECTACIÓN

El agua juega un papel central para asegurar que tu piel se mantenga saludable, suave y radiante, por lo que tiene sentido que cada pasillo del cuidado de la piel esté lleno de productos que prometen humectar e hidratar la piel. Pero lo que muchos de nosotros no nos damos cuenta es que, aunque a menudo se usan indistintamente, humectación e hidratación no son exactamente lo mismo. Si bien ambos son clave para brindarle a la piel la nutrición que tanto necesita, conocer la diferencia te ayudará a tomar la mejor decisión al abordar las necesidades específicas de tu piel.

HIDRATACIÓN

Se refiere a los productos que brindan agua a las células de la piel, esta puede venir desde el agua con la que lavamos la cara, hasta tónicos, cremas y aguas micelares que ya son muy famosas para recuperar y balancear el pH de la piel después de una limpieza. 

HUMECTACIÓN

Tiene el propósito de sellar la hidratación. Forma una barrera en la piel para protegerla, así evita que se evapore el agua (la hidratación) que le dimos antes. La crema humectante normal de día es la clave para el propósito que queremos, el de proteger la piel de la contaminación y otros factores que dañan la piel, además mantenerla hidratada durante el día.

CÓMO SABER CUÁL NECESITO

Si tu piel tiende a estar seca, es fácil asumir que una dosis saludable de humectante es todo lo que necesitas para restaurar su apariencia refinada y su brillo juvenil. Si bien esto puede ser cierto a veces, también es posible que tu piel, de hecho, no esté seca sino deshidratada. Y si esto último es cierto, entonces un hidratante es lo que necesitas para hacer el trabajo.

Para saber si tu piel está seca o deshidratada, es importante tomar nota de la condición de tu piel. La piel tiene una barrera lipídica natural que se protege del daño y la pérdida de agua. Si eres propensa a tener la piel seca y escamosa, es una señal reveladora de que no estás produciendo suficientes células lipídicas para formar una barrera protectora, lo que la hace incapaz de retener la humedad. Y ahí es donde entran los humectantes.

El trabajo de una crema hidratante es reducir la cantidad de agua que se evapora de la piel para minimizar la pérdida transepidérmica de agua. Bloquean y sellan la humedad. La hidratación es particularmente útil para la piel seca y descamada después de someterse a una exfoliación química, usando Retin A o durante el invierno.

Mientras tanto, si estás lidiando con una tez apagada y sin brillo con líneas finas y arrugas cada vez más notorias, tu piel puede estar luchando contra la deshidratación. La piel deshidratada significa que las células están resecas y sin agua.

More from Grupo Editorial Escaparate

Feny Villareal

“Tendemos a ver la comida como enemigo cuando, en realidad, es nuestro...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *