Empieza en diciembre, no hasta enero

Por: L.N Luisa Fernanda Guerrero Garza | Nutrifik-T

El tan esperado fin del año 2020 se acerca y entonces todos entramos en la sintonía Navideña del tiempo de dar, de fe, reflexión, gratitud… y también para muchos el también del temor… sí, leíste bien: tiempo del temor. Y es que con esta deliciosa época siempre asociamos: los “kilos extras” que conlleva la celebración durante casi todo el mes de diciembre.

Entonces tenemos que el problema es en realidad la “programación social” que existe, pues agarramos de pretexto la festividad y pensamos: ¡es Navidad! Es inevitable subir de peso con todas las delicias que se preparan en estas fechas y se ve como algo “natural” el ganar peso durante el inverno. 

Te quiero dar algunos consejos que me han funcionado para que dejes de preocuparte por la ganancia de peso durante las fiestas Navideñas.

No te preocupes, ocúpate: Deja de mirar el “problema” como tal y velo como una oportunidad, sé proactivo, busca soluciones y deja de poner tú mismo los obstáculos. La temporada de invierno es cíclica, y cada año la vamos a pasar, por lo tanto el mes de diciembre no debe suponer un cambio en tus hábitos cotidianos. Lo que te intento decir es: cultiva hábitos saludables y perdurables, no soluciones milagrosas y temporales. De hecho, la época navideña es una temporada perfecta para comenzar a hacerlo, ya que te darás cuenta que no es tan difícil y al término de ésta, te sentirás mucho más motivado y satisfecho por haber logrado mejorar tus hábitos e incluso perder peso. Te recomiendo que cuentes con la ayuda de un profesional de la nutrición para hacerlo bien. 

Alimentación consciente: Disminuye el consumo de comestibles y aumenta el consumo de “alimentos reales”, es otras palabras, come más alimentos sin código de barras, evita los industrializados lo más que puedas, no solo la comida “chatarra”, también el pan de barra (aunque sea integral), bebidas gaseosas y azucaradas, sazonadores y aderezos. No estoy satanizando a todos los alimentos industrializados. Aprende a escoger las mejores opciones, por ejemplo, compra el cacao (no cocoa) en polvo para hacerte un chocolatito caliente saludable (endulzado con stevia y con leche vegetal sin azúcar añadida). 

Come hasta tu punto de energía: No comas a reventar, el famoso “mal del puerco” es sólo un síntoma de que estás comiendo demasiado y que la calidad de los alimentos no es buena. Dedícale a cada comida mínimo 20 minutos de tiempo, mastica bien, haz respiraciones profundas antes, durante y después de terminar tu platillo, acompaña con agua natural o infusiones herbales sin cafeína. Enfócate en lo que estás haciendo. Evita ver la tele, el celular o trabajar al mismo tiempo que comes. Vive y siente el presente; te será mucho más fácil comer hasta tu punto de energía cuando aplicas esta técnica. 

Disfruta: Comer es un placer del que no debemos privarnos, disfrútalo. La clave está en el balance, no es el veneno, es la cantidad (siempre lo digo). Llevar una alimentación consciente te ayudará a entender a tu cuerpo.  El problema no es la comida, es que muchas veces la comida te controla a ti, y no al revés, sana tu relación con la comida. No le temas a los tamales, buñuelos ni a la cena navideña, no se trata de de evitarlos, se trata de aprender a nutrir nuestro cuerpo, créeme es super placentero también. Un cuerpo bien nutrido tiene la capacidad de metabolizar más rápido cualquier comestible, incluso podrás disfrutar de vez en cuando de postres o platillos no tan saludables sin sentir culpa

Entonces mi invitación para esta Navidad es que sintonices en amor y reflexión… hacia tu cuerpo.  Este diciembre cambia el paradigma de: “NAVIDAD = SUBIR DE PESO, empezar en enero la dieta”. Regálate salud, porque cuando haces un cambio positivo interno en ti, se refleja siempre en el exterior.  Nuevamente les digo, que la nueva normalidad sea: “Aprender a comer y vivir sano”.

More from Grupo Editorial Escaparate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *