Cómo preparar una tabla de quesos exquisita y perfecta

Las tablas de quesos son una opción muy atractiva para aperitivos con amigos, y aunque actualmente se pueden comprar ya listas para servir, es mejor prepararlas en casa con un toque más personal. Y aunque lo fundamental al momento de crear una buena tabla de quesos es precisamente invertir en ellos, pero hay otros aspectos que debes tener en cuenta, los cuales describimos a continuación

1. Elige al menos 4 variedades de quesoUna tabla de quesos debe tener una variedad, así que procura escoger al menos 4 diferentes quesos para dar a los comensales la oportunidad de experimentar sabores diferentes, pero no hay que excederse, recordando que es un aperitivo y no una comida principal. Aquí dejamos algunas opciones de diferentes variedades:

· Queso blando: Brie, Feta, Cabra, Mozarella.

· Queso azul: Gorgonzola, Roquefort, Stilton.

· Queso añejo: Cheddar envejecido, Comté, Gruyere, Gouda.

· Queso duro: Manchego, Parmigiano-Reggiano, Edam.

Piensa en incluir al menos un queso de vaca más familiar por si alguno de los invitados prefiere los sabores más convencionales.

2. El plato para colocarlosNormalmente se arman sobre superficies de madera que pueden ser cuadradas, rectangulares o redondas, pero puedes utilizar cualquier plato grande que tengas.

3. Escoge los acompañamientosUna buena idea es acompañar los quesos con el sabor dulce de frutas como uvas, frambuesas, cerezas y arándanos; escoge al menos 2 opciones o pequeños recipientes con mermeladas caseras. También pueden acompañarse con un ingrediente salado como las carnes curadas (prosciutto, salami…), o con frutos secos como nueces, almendras y pistachos. Otras opciones son las aceitunas, los pimientos asados, los encurtidos, las cebollas caramelizadas y las mostazas picantes.

Procura elegir acompañamientos ligeros que agraden a la mayoría, pero ten presente que los quesos deben ser siempre el principal protagonista.

4. Elige una o varias bebidas Una elección acertada es siempre el vino tinto, pero también puedes ofrecer otras opciones como el vino blanco, la sidra o el agua mineral.

5. En el momento de servir Asegúrate de sacar los quesos del refrigerador 1 hora antes de servir o 30 minutos si hace mucho calor, para evitar que el frío interfiera en el sabor. Una vez que los hayas servido, tápalos para evitar que se resequen.

Evita que los quesos de distinta variedad se toquen entre sí para evitar que los sabores se mezclen, y colócalos según su intensidad, de los más suaves a los más fuertes, con un cuchillo diferente para cada uno.

Redacción: Irma Gómez

More from Grupo Editorial Escaparate

VYMSA Labs

Con la misión primordial de hacer frente a la emergencia sanitaria del...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *